Control climático en invernaderos

Control climático en invernaderosFoto de artículo
Publicado: viernes, 25 de julio de 2008 En los invernaderos se crean micro-climas casi perfectos, donde se puede controlar el agua, los nutrientes, el calor, la luz y la sombra, contribuyendo a un entorno ideal para las plantas. La mayor influencia en el crecimiento de las plantas es el sol. Cuando brilla, ocurren dos procesos: la fotosíntesis, y la subida de la temperatura ambiental.

Como consecuencia, la medición de la radiación solar es de importancia fundamental, ya que el comercio minorista moderno exige que las plantas (y sobre todo las flores) maduren y estén en su mejor forma para una fecha en concreto. Al controlar el ratio entre los nutrientes, el agua y la radiación (el control de éste último se logra con la aplicación de luz artificial), se puede cosechar los cultivos en una fecha específica. El poder realizar mediciones solares de alta precisión nos permite controlar mucho mejor el crecimiento de la planta, y contribuye a un uso eficiente de la energía requerida para el calentamiento y alumbrado de los invernaderos.

Un piranómetro CMP 3 es ideal en aplicaciones de control climático. No obstante, si la calidad de los datos es muy importante desde un punto de vista económico, por ejemplo en el cultivo de las rosas, se suele utilizar un CMP 6.

Compartir página