Investigacion de hielo Artico por SAMS para el Año Polar Internacional

Investigacion de hielo Artico por SAMS para el Año Polar InternacionalFoto de artículo
Publicado: viernes, 1 de marzo de 2013 La Asociación Escocesa para las Ciencias Marinas (SAMS, por sus siglas en inglés), es uno de los miembros del Año Polar Internacional. Cuenta con cuatro estaciones autónomas para las observaciones in situ del programa de oceanografía a lo ancho de la cuenca sinóptica del Ártico. El radiómetro neto CNR 1 de Kipp & Zonen proporciona mediciones de los cuatro componentes para calcular el balance de radiación en cada estación.

El Año Polar Internacional (API) es un programa científico focalizado tanto en el Ártico como la Antártida entre marzo de 2007 y marzo de 2009 (para cubrir dos ciclos anuales completos). Representa uno de los programas científicos internacionales más ambiciosos nunca jamás emprendidos. Engloba más de 200 proyectos para la investigación del impacto del cambio climático y de los fuertes vínculos que tienen estas dos regiones con el resto del planeta. Otros APIs anteriores tuvieron lugar en 1882-3, 1932-3 y 1957-8. La Asociación Escocesa para las Ciencias Marinas (SAMS, o Scottish Association for Marine Science, en inglés) participa en varios de los diversos  proyectos del API ártico.

Las Incertidumbres del Entorno Ártico
El Ártico tiene una gran influencia sobre el clima global, y es la zona de mayor calentamiento del planeta. El ecosistema de esta región es particularmente vulnerable a influencias externas, tanto naturales como humanas. Durante el verano del año 2007, se registra la menor superficie del hielo ártico hasta la fecha, y en 2008 ya hay grandes áreas de mar abierto a una distancia de menos de 500 millas del Polo, 83 grados norte.

Cuatro Estaciones Flotantes
Cada verano entre 2003-2008, un equipo internacional de 24 científicos emprende un crucero de cinco semanas de duración, en el buque insignia de la Guardia Costera canadiense, el rompehielos pesado Louis S. St. Laurent. Su misión es estudiar la banquisa en el Océano Ártico, y monitorizar los efectos del cambio climático y la disminución del hielo. La principal contribución de SAMS es el diseño y la construcción de un conjunto de instrumentos para medir el flujo de calor entre el mar, el hielo y la atmósfera a temperaturas de hasta -50ºC.

 Arctic Ice Research by SAMSSAMS utiliza cuatro estaciones autónomas para apoyar las observaciones in situ del programa de Oceanografía a lo ancho de la Cuenca Sinóptica del Ártico. Estas estaciones se instalan encima de témpanos con el fin de observar parámetros medioambientales claves, incluyendo la temperatura a varias profundidades del hielo, algunos variables meteorológicos y la radiación solar. La medición de los cuatro componentes del balance de radiación se efectúa con un radiómetro neto CNR 1 de Kipp & Zonen, montado a una altura de 2 metros por encima del hielo. Dos estaciones cuentan con un paquete innovador de Conductividad / Temperatura / Profundidad (CTD) con un cabestrante automático desarrollado por SAMS para realizar mediciones hidrográficas desde justo debajo del hielo hasta el fondo del océano.

Los equipos se pueden alimentar durante hasta dos años con baterías conectadas a paneles solares. Una cámara web en cada emplazamiento registra imágenes de las condiciones en la superficie dos veces al día. Datos, comandos, miniaturas de imágenes y diagnóstica se transmiten casi en tiempo real a través del sistema de satélites Iridium; (también existe la posibilidad de pedir imágenes de alta resolución según se requieran). Los equipos están diseñados bajo el liderazgo de David Meldrum, especialista en glaciología, oceanografía y tecnología, y es el único miembro británico de este equipo de proyecto API.

SAMS Arctic Research Para cuantificar el balance de energía, David tiene que medir la radiación solar entrante y reflejada, la surgencia y la surgencia negativa de la radiación infrarroja lejana, y calcular el albedo y los flujos de energía. Para ello, necesita un instrumento fiable de muy alta calidad, cuyo comportamiento ya se haya demostrado en condiciones polares. Como otros tantos científicos involucrados en investigación en las regiones polares y en los glaciares, David apuesta por el radiómetro neto CNR 1 de Kipp & Zonen como componente clave del sistema de monitorización de SAMS.

Los resultados del proyecto se utilizarán para mejorar nuestra capacidad para prever el futuro de la banquisa y los impactos consiguientes sobre la población animal y humana, para quienes el hielo representa la única manera de sobrevivir.

Para más información sobre SAMS o el proyecto de monitorización del hielo, vean www.sams.ac.uk o www.whoi.edu/beaufortgyre.

 

Compartir página